LIFESTYLE

Reflexiones de Cuarentena

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ESCRITO POR:

Según algunos especialistas, la última gran crisis que vivió la humanidad de forma simultánea fue la Segunda Guerra Mundial y este momento se asemeja bastante por el impacto sanitario, económico y emocional que genera en la población.

Hace un mes, estamos en confinamiento obligatorio. Aislamiento social. Una expresión que antes se consideraba como una anormalidad, hoy es una orden. El encierro despierta en los seres humanos diferentes sentimientos. No por nada, en la sociedad moderna, el castigo es estar tras las rejas.

Hoy somos prisioneros en nuestras propias casas. Por eso atravesamos etapas de frustración, depresión, ansiedad, angustia, incertidumbre, y la lista sigue. Muchos también pueden experimentar una profunda tristeza que se iguala al duelo, por las diferentes pérdidas que estamos viviendo. Pérdidas de libertades, de relaciones, de trabajos, de seguridad, etc. Por momentos también podemos tener algunos roces de felicidad por el tiempo presente, sobre todo si gozamos de ciertas comodidades que antes las dábamos por sentadas, como el internet, la energía eléctrica, la comida diaria y el agua potable, si estamos en confinamiento con personas que nos caen bien o si tenemos una ferviente fe.

Las preguntas que todos nos hacemos en este momento y que no tienen respuestas son:

  • Cuánto tiempo durará esto?

No sabemos, pero será un corto a mediano plazo. Lo importante es recordar que no durará para siempre. 

  • Cómo seguirá la vida?

No sabemos, pero indefectiblemente cambiará. La forma de comportarnos, los cuidados de seguridad, la confianza en los otros. La forma de trabajar y el interés de los consumidores. Me ayuda recordar que de alguna u otra forma, si estamos vivos, siempre hay esperanza. 

  • Tendré trabajo?

No sabemos. Es un buen momento de reinventarse. Quizás el momento de pensar con claridad en ese negocio que  querias lanzar o en reinventarte como  profesional independiente. La clave es pensar. 

  • Cómo pagaré mis cuentas?

Encontraremos un modo, al fin y al cabo, son solo deudas y si alguien está muy apurado, puede tomar las vías legales y demandar. Nadie va preso por deudas (ahora) asi que no te desesperes. 

  • Saldremos vivos después de esto?

No sabemos, pero espero que si. Mucha gente esta muriendo y morirá, pero quedarnos en casa es nuestra única y verdadera protección. Por el momento.

  • Seremos mejores?

Mejores no se, pero diferentes sí o si. Quizás aprendamos a valorar más los momentos, las personas, las oportunidades. Este momento forma parte de ese 5% de nuestra vida sobre la cual no tenemos el control. Recordar que seguimos dominando el restante 95% tiene que servirnos de algo 

Se que es difícil relajarse, pero al saber que algo es tan global y que escapa de nuestras manos, no nos queda de otra que

  • Aceptar las pérdidas
  • Aceptar la incertidumbre
  • Aceptar el cambio
  • Esperar
  • Ahorrar
  • Mantenerse activos mental y físicamente

Según Albert Einstein las crisis son oportunidades para progresar. Para ponerlos al límite y descubrir de qué somos capaces. Por el momento yo rezo mucho y le pido a Dios protección porque creo que es el único en cuyas manos estamos. 

Les dejo algunas fotos de mi cuarentena en casa con mis amores. Un tiempo que, pese a la angustia, nos esta sirviendo para recordarnos por qué nos amamos tanto y disfrutar de ello.  

Salidita a cenar al quincho. Cociné unos (riquísimos) ñoquis de batata

Algunos días entrené, otros no tuve ganas

Me tome varios té Guarani para resistir la ansiedad

Nunca tuve tanto tiempo libre

 

Un día arreglé todo mi quincho y asi quedó

Family moments para el recuerdo

Aproveche para hacerme algunos tratamientos capilares y faciales

Mi hijo Costanzo me sacó el jugo las 24 hs y yo a él

CATEGORÍAS

Actualizando

Estamos actualizando y mejorando la experiencia del sitio web, podría presentarse fallos el día de hoy. Desde ya te pedimos disculpas por las actualizaciones de hoy.