MODA

Vivir sin miedo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

ESCRITO POR:

Todos tenemos cosas que nos hacen temblar. Desde lo más real hasta eso que podemos llegar a considerar absurdo. Hay gente que le tiene miedo a las cosas mas extrañas, como a los agujeritos (tripofobia) o al fin del mundo (?) miedo a la oscuridad, miedo a salir a la calle, miedos, miedos, miedos.

Desde pequeños nos educaron para tener miedo en exceso. La principal herramienta que encontraron para enseñarnos lo que se podía y lo que no, era el miedo. Y de ahí quedamos así. Una vez superada la infancia nos ubicamos en un mundo extremadamente peligroso donde todo nos genera miedo o ansiedad, y hasta a veces, pánico.

Reprogramar nuestra mente o volver a educarnos para enfrentar la vida, no es cosa fácil, aunque tampoco imposible. Es fundamental ser conscientes de que todos los miedos que nos infundaron no son reales. El famoso miedo al cuco o al odioso viejo de la bolsa. Fueron mitos que nos erizaban la piel, de pies a cabeza. La vida se entiende mirando hacia atrás. Hoy con seguridad pensamos que fuimos unos tontos por creer esa mentira. Lo mismo debemos hacer con todos esos argumentos que nos vienen a la mente. Sentimientos nacidos en el miedo. Ser conscientes de que la mayoría de las cosas que tememos son probabilidades, nos va a dar más paz y serenidad y nos hará vivir y disfrutar del presente.

El miedo al futuro, por ejemplo, nos paraliza, nos atrapa, nos sitúa años adelante donde ya esperamos que lo peor nos ocurrirá o que eso que tanto anhelamos, no ocurrirá. Pero de nuevo, ese miedo solo nos habla de un quizás. Darle al miedo más importancia de la que se merece es un acto de torpeza y nos garantiza única y exclusivamente una cosa: el fracaso.

En un momento de mi vida, me encontré estupefacta por el miedo. Jamás pensé estar en esa situación. Desde que me despertaba hasta que me acostaba solo pensaba en una cosa: miedo. Me sentía triste, agotada y desmotivada. Después de mucho aguantar, decidí compartir mis más profundos temores con personas de mi entera confianza y fue ahí, donde encontré mis respuestas. El simple hecho de exteriorizar en voz alta las cosas que temía, me hizo recapacitar y darme cuenta de lo ridícula que fui. Renací y decidí recuperar el tiempo perdido.

Asi me sentia cuando tenia miedo.

Todo en nuestro cuerpo fue diseñado de una manera perfecta. El miedo es un sentimiento valioso si sabemos dónde utilizarlo y qué protagonismo darle en nuestra vida. El miedo en su justa medida y lugar nos permite prever esos acontecimientos que podrían poner en peligro nuestra integridad física o emocional. Pero de nuevo, siempre nos habla de una posibilidad.

Cuando tememos algo somos muy creativos. Nuestra mente vuela, la negatividad fluye. Pero qué pasaría si esa creatividad la usaramos para pensar cosas positivas? Para determinar que cada paso que de será impactante? Te respondo. Tu vida brillaría más fuerte que el sol del mediodía.

Solamente tenemos una vida y la podemos vivir como mejor nos parezca, pero el tiempo no vuelve, y cuanto más sigas estancado en el lodo del temor, más lejos estarás de alcanzar tus sueños.

Y vos, a que le tenes miedo? Te leo y respondo. 🙂 loveu!

Producción y Stylish @pradojeda

Outfit @feriaasuncion

Fotografo @mato_silva

CATEGORÍAS

Actualizando

Estamos actualizando y mejorando la experiencia del sitio web, podría presentarse fallos el día de hoy. Desde ya te pedimos disculpas por las actualizaciones de hoy.